De mi Imaginación, Puño & Letra.

Noches en el Zócalo de Oaxaca

Tengo el gusto de compartirles la publicación de un texto de mi autoria.

Publicada el 26 de octubre de 2018 en el suplemento Cronos del Periódico TIEMPO.
LETRAS ∞ MÚSICA ∞ CINE ∞

Noches en el zócalo

Mi calle favorita de la ciudad es avenida Independencia, específicamente la esquina del teatro Macedonio Alcalá. Las veces que paso por ahí, pienso que estipularé en mi testamento que mis cenizas se esparzan en esa calle, aunque desconozco si esto incurre en una ilegalidad del sistema civil

Sigo mis pasos, una larga fila de taxis amarillos escoltan la Alameda y hacen más lento el tráfico. Al pasar por un costado de la Catedral, llama mi atención una lona que indica que está próximo el inicio de catequesis. Sin embargo, lo que me sorprende es el periodo que abarca: “Curso 2018-2019”. Me cuestiono si la sociedad ha decaído al grado de que la instrucción religiosa sea por todo un año. Ojalá estos educandos refuercen el conocimiento en valores de convivencia social, ‘’no robarás, no mentirás, no matarás’’; lo dictan las leyes del hombre y los mandamientos de Dios.

Estoy cerca de los ambulantes que venden raspados. A un lado de éstos, un perro callejero de pelaje blanco sigue a los transeúntes con esa animosa peculiaridad de los canes, hasta que recibe la patada de un hombre que lleva en brazos a un niño. El perro aúlla de dolor y se va a echar cerca, al pasar junto a él, veo que aún mantiene el movimiento rítmico de su cola.

Al estar frente a Catedral volteo para persignarme. Dos indigentes han armado sus camas provisionales en las puertas de esta iglesia, por un momento imagino a Jesucristo golpeando con su látigo para que abran y permitan a estas personas refugiarse en el calor del templo. ¿Era él, quien predicaba el amor y caridad a los más necesitados? Me alejo y dejo atrás las reflexiones religiosas.

Una cortina de burbujas se interpone en mi camino, al atravesarla y romper algunas en el aire, recuerdo mi infancia, en aquellos años, en el Zócalo era común ver los pequeños arcoíris que formaban los frascos de burbujas, que, a diferencia de hoy, se ofrecían en un envase sencillo y transparente, el color del líquido, el único atractivo para el público infantil.

Mis pasos me llevan hasta la esquina donde el olor de los elotes despierta mi apetito. Pero no me formo en esa famosa fila, en la que hoy esperan más de quince personas. Ya que me niego a unirme a esa tendencia de ‘’la fila de los elotes del zócalo’’ que se hizo popular en redes sociales.

Ahora, camino al lado de los restaurantes ubicados en los portales del zócalo. La música y algarabía de estos lugares contrasta con la imagen de carencia de los eternos manifestantes a las puertas del palacio de gobierno.

En ese momento, llama mi atención un mesero que corre entre las mesas del restaurante. Imagino con picardía que va por alguien que se fue sin pagar la cuenta. 

Al llegar a la esquina de una tienda de telas, veo que, en efecto, el mesero seguía a un par de clientes que no dejaron las cuentas claras sobre la mesa. Los hombres ataviados de traje, pero tan alcoholizados que ni pueden sostenerse en pie, discuten con el empleado, que con ticket en mano les explica el adeudo, me detengo junto a ellos lo suficiente para escuchar que no pagarán nada. 

Continúo por la calle de Bustamante, mi camino directo a casa. Es satisfactorio ver la calle libre sin todos los puestos ambulantes que han incrementado al paso de los años, aunque las once de la noche no son horas fiables para dar un paseo por la ciudad. 

Estoy llegando a mi destino cuando recibo una llamada, es mi hermana que me invita a cenar una tlayuda. Aceleró mi paso para llegar al encuentro de esa deliciosa forma de culminar esta noche de pasos sobre el suelo de Oaxaca.

Liana Pacheco. *Originaria de Valles Centrales, integrante del taller impartido por el escritor J. M. Servín en Oaxaca.

44968994_874352846087031_4408839815458455552_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s